Soñemos

Imaginemos, soñemos: un mundo en el que los coches, los aviones, funcionasen con agua. Sólo con agua. Un mundo en el que la electricidad llegase a nuestros hogares o a una cabaña en el bosque más perdido de la tierra a través de ondas en el espacio. Gratis y sin cables. Un mundo en el que pudiéramos desalar agua del mar de forma barata y efectiva. Un mundo con soluciones efectivas y baratas contra muchas enfermedades que hoy día matan cada año a millones de personas, especialmente a los humildes.

Soñemos con sólo esas cuatro posibilidades: No dependeríamos del petróleo ni de las petroleras, ni de los embalses o de plantas atómicas potencialmente peligrosas. Se eliminarían tendidos eléctricos, parques eólicos que desdibujan nuestros paisajes. Con agua dulce por doquier, que significa agricultura y ganadería, higiene y bienestar. Con muchas enfermedades erradicadas para siempre de la faz de este enfermo planeta. Soñemos.
 
Pues resulta que existen desde hace mucho tiempo patentes probadas y efectivas para todo esto, pero hay intereses comerciales, económicos a los que no les interesa que esto funcione, y a lo largo de la historia han bloqueado y acallado todas estas soluciones. ¿Y cómo? Redactando leyes y normas que les favorecen sólo a ellos, leyes que aprueban e imponen los políticos impuesta por ellos. Financiados por bancos que redactan las normas con las que hundir al respetable a base de comisiones y clausulas, bajo el principio de que la banca siempre gana. Con grandes farmacéuticas que anteponen la medicación a la curación y que esconden y bloquean fórmulas que darían alegría y vida a muchas personas. Esto y mucho más es lo que se esconde bajo el inofensivo nombre de Sistema. Sí, El tan mentado Sistema: La Troika, los Mercados.
 
Y nosotros, callados. Viendo cómo vivimos con una de cal y veinte de arena. Lo justito para sobrevivir y producir. Y este Sistema necesita de unas religiones que sometan y tranquilicen a los pueblos para que no salten, no griten, no exijan. Y de unas televisiones que distraigan y entretengan tanto sufrimiento.
 
Pero llegó una herramienta que se está poniendo en su contra: Internet. Si, Internet. Este fatídico y ya universal invento supone la posibilidad de obtener información de todos los desmanes maquinados por un grupito de privilegiados, a lo ancho de la historia, para seguir siendo privilegiados a costa del 99% de la humanidad. Pero para obtener esa información de la red hay que tener ese puntito de curiosidad que la “civilización” ha perdido a base de la inculturización impuesta por el Sistema. Interésate, busca, curiosea, apaga la tele, déjate sorprender. E indígnate. Puedes, Podemos. Despiértate y sigue soñando. 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Agenda

Sin eventos
  • Lo más leído
  • Comentarios

Acceso

Este sitio usa cifrado para trasmitir las contraseñas. ratmilwebsolutions.com