La mayoría del electorado apuesta por la abstención

Mientras algunos políticos prefieren mirar para otro lado y acogerse a la “mayoría silenciosa” o los medios del régimen acusan de ser tres o cuatro los que gritan “no nos representan”, la realidad social es que si hoy se realizasen Elecciones Generales en España más de la mitad de los ciudadanos no ejercerían su derecho al voto. 

Estos datos se reflejan en el último sondeo del servicio de Índices de Opinión Pública (IOP), realizada por Simple Lógica, partner de GALLUP en España. Según los datos obtenidos a través de 1.017 entrevistas telefónicas, entre los días 4 y 8 de marzo, sólo el 48,3 por ciento de los ciudadanos estaría dispuesto a apoyar a un partido de celebrarse elecciones generales, lo cual sitúa la abstención como la opción más valorada por los electores. Estos datos supondrían el menor apoyo a las candidaturas en una convocatoria de Elecciones Generales en el último período democrático de España. 

Ante estas cifras ya no se puede hablar de desafección hacia la clase política, sino de autentico asco hacía quienes inmersos en procesos de corrupción abanderan recortes en supuesto beneficio del país y sus habitantes. 

Los políticos sin embargo no ven esta aversión hacía sus siglas y partidos como un problema, en primer lugar porque con la participación de un solo ciudadano en las urnas ya están legitimados para gobernar, y en segundo se acogen a la confianza en que la mejora de la situación económica y el tiempo lo cure todo, como ya ocurrió en el pasado. Sin embargo, no hay muchos motivos para creer que esta vez salven los muebles de una forma tan gratuita, ya que hoy la desconfianza hacia la clase política no es sinónimo de pasotismo, como pudiera pasar en el pasado, sino que estos indignados son ciudadanos reivindicativos que exigen otro modelo de sociedad ante la insatisfacción que le producen los modelos actuales. 

Evidentemente en este nuevo periodo de descredito de los políticos no todos están valorados de igual manera, y mientras el bipartidismo ofrecido por el PPSOE continúa en decadencia, con líderes valorados de una forma claramente desfavorable y con una estimación de voto que continua descendiendo con cada sondeo, los ciudadanos repuntan en formaciones que llevan años profundizando en mensajes de regeneración democrática, participación y cambios de los modelos establecidos. Uno de los casos es Izquierda Unida, quienes según las últimas encuestas duplicarían sus votos de las últimas Generales, alcanzando el 14,2% de los votos con un líder, Cayo Lara, al que le aprueba su actuación la mayoría de sus votantes, aspecto que no les sucede ni a Mariano Rajoy y a Alfredo Pérez Rubalcaba.

El citado estudio de Simple Lógica además lanza datos más que preocupantes para quienes hasta hoy se alternaban el dominio del hemiciclo, destacando que “la pérdida de votos de los dos grandes partidos se produce principalmente hacia la abstención, representando al menos uno de cada cinco votantes de cada uno de esos dos partidos los que ahora declaran que no votarían. La otra pérdida de votos se produce a favor de partidos con menor apoyo electoral. En este sentido hay que destacar cómo IU recibe el 9,5% de los votos que obtuvo el PSOE en 2011 y UPyD el 5% de quienes votaron al PP en esa ocasión. Es mínima y prácticamente irrelevante la transferencia de voto entre los dos partidos con mayor apoyo electoral”.

La crisis, los escándalos, la corrupción, el abuso bancario… de todo lo malo se extrae algo bueno, y es que los ciudadanos españoles están alcanzando un pico de madurez política que nunca nadie pudo pensar que se alcanzaría. La rebelión cada día está más cerca, y como se decía en la primera gran toma de la Puerta del Sol de Madrid “Vamos despacio porque vamos lejos”. 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Agenda

Sin eventos
  • Lo más leído
  • Comentarios

Acceso

Este sitio usa cifrado para trasmitir las contraseñas. ratmilwebsolutions.com