La libertad de información y la democracia

Ayer detuvieron a dos fotógrafos. Raúl Capín y Adolfo Luján son dos fotógrafos que batallan a pie de calle para hacernos llegar lo que está sucediendo.

Nos acercan esa realidad que los medios de comunicación tradicionales tienden a ignorar, a no ser que las redes sociales u otros métodos con la difusión les acaben obligando a sacar la noticia.

Sus delitos son inmortalizar en sus cámaras: las movilizaciones sociales, el atropello de derechos constitucionales como el derecho de reunión y manifestación; y captar la actitud represora desmedida en muchas ocasiones de los cuerpos policiales.

El mayor problema que hay, es que todo está manejado por la economía. La economía manda en el poder político y no iba a ser menos en la prensa tradicional. Los medios de comunicación tradicionales están financiados por capitalistas, que son quienes deciden el tipo de prensa y noticias que refleja su medio. En definitiva, los mass media tradicionales están al servicio de los poderosos.

No es de extrañar ante esto, que medios libres y/o críticos, sean señalados por los mass media y otros poderes, e intenten acabar con ellos a través de cualquier mecanismo. Se les acusará de cualquier cosa, pero hemos de recordar que son quienes nos hacen llegar esas fotos de policías infiltrados reventando manifestaciones o deteniendo, de personas con la cabeza abierta o con un ojo volado por una pelota de goma, son quienes durante años han dado voz a problemas como las redadas racistas o los desahucios etc...

El poder tiene miedo de que la gente abra los ojos y deje de creerse la versión oficial que emiten los mass media, por eso la mejor solución para ellos es terminar con quienes sacan a la luz estas fotos "comprometidas", en vez de acabar con el origen del problema. Ya saben, en vez de hacer cumplir el artículo de la Constitución del derecho al trabajo, lo mejor es atender en la oficina de empleo con cita previa, así al menos la existencia del tan desorbitado desempleo no tiene esa foto tan fea de las colas de espera y no parecerá tan grave como es.

Tarde o temprano, la gente se dará cuenta de que quienes hacen escraches no son nazis; y que nazis son los que están y estaban en el poder y homenajeaban a la División Azul en una dictadura disfrazada de democracia. Y la gente "abrirá los ojos" gracias a medios como estos, que a pesar de la represión y la censura gubernamental, hacen efectivo el derecho de libertad de información que recoge la Constitución española en el artículo 20.

Ya saben, en las democracias existe libertad de información. Cualquier Estado en el que se pongan impedimentos a periodistas y ciudadanos para ejercer este derecho, está muy lejos de parecerse a una democracia. ¿Acaso el poder político pone algún empeño en evitar que se cumpla el artículo 135 de la Constitución que prioriza el pago de la deuda frente a la sanidad, la educación, la vivienda, la libertad de información etc? ¿No estarán utilizando una doble vara además de tener unos intereses opuestos a la mayoría de la ciudadanía? Y si la libertad de información no tiene nada malo para los poderosos, ¿Por qué tienen tanto miedo a que se haga efectiva?

Artículos relacionados (por etiqueta)

1 comentario

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Agenda

Sin eventos
  • Lo más leído
  • Comentarios

Acceso

Este sitio usa cifrado para trasmitir las contraseñas. ratmilwebsolutions.com