La responsabilidad política de Mariano Rajoy Brey

Cuentas en Suiza con millones de dudoso origen, apuntes de contabilidad B realizados a lo largo de décadas, sueldos simulados sinedie de anunciados cesados, mentiras reiteradas a los periodistas, etc., etc., etc... Muchos de ellos hechos certificados por peritajes oficiales, a instancia de juzgados de instrucción; pero el Congreso no es una sala de justicia, nos dicen. La presunción de inocencia es un derecho fundamental, es el acusador quien debe probar, no el acusado. Y el juez es quien debe resolver, mientras... Dimitir es sólo un nombre ruso, porque la única verdad es la judicial se afirma; como si Al Capone hubiera sido condenado por sus múltiples y variados delitos... Qué lejos estamos de aquel ministro inglés que dimitió por haber intentado atribuir a su esposa su multa de tráfico por velocidad.

La forzada comparecencia parlamentaria por los medios internacionales, del Presidente del Gobierno, ha certificado una vez más la absurda realidad partidista actual, incluida la podedumbre y mediocridad instalada en la privilegiada clase política; véanse a Durán Lleida, Rubalcaba o el propio Rajoy. La vergüenza y responsabilidad política no existe y sólo la responsabilidad jurídica parece tener hoy importancia, cuando desgraciadamente esta última depende de lo escrito en los códigos por los mismos políticos, y ya saben, quien hace la ley hace la trampa; ahí está la Ley de prevención del blanqueo de capitales de 2010, que exime de los controles a los políticos, sus familiares y allegados, ¡pero sólo a los españoles!

Esta forma de responsabilidad, el juicio de valor del gobernado sobre la actuación del gobernante, es la base de la democracia representativa, no se limita a las elecciones y nada tiene que ver con la verdad judicial ni los tribunales. No, nada que ver. Ésta trata de la rendición de cuentas: de dar explicaciones convincentes y responder detalladamente a las preguntas formuladas por la gente de la calle, los periodistas y sobre todo por los parlamentarios; de pedir perdón y rectificar, tomar medidas para enmendar los errores, cambiar políticas y personas, redactar reglamentos y formular leyes en consecuencia; y finalmente de dimitir, cuando se hace poco o nada de lo anterior, o de mala manera.

¿Ha respondido políticamente el Presidente del Gobierno al reconocer que se confundió al dar su confianza a un presunto delincuente?, ¿acaso cumple la cacareada futura Ley de Transparencia los mínimos exigidos internacionalmente? No, claro que no. Por esto es legítimo y razonable que una inmensa mayoría de ciudadanos de este país sigamos dudando de la financiación del Partido Popular y del origen y sentido de los abultados complementos y extras a sus dirigentes; y también que nos indignemos por la impunidad y que nada se haga a nivel legal, más que fotos para las paredes y papel mojado publicado en el BOE. Nadie pone la mano en el fuego por los dirigentes del PP, ni ellos mismos. Y es que en el mejor de los casos, el Sr. Rajoy, es responsable por omisión; al no tener la diligencia, ni la decencia, de depurar las corruptelas internas ya probadas, y las que puedan estar por venir, lo que a resultas del Sr. Bárcenas finalmente suceda a la luz y los taquígrafos del despacho del juez Ruz.

La supuesta valía de los proclamados hombres de Estado es que ponen por encima de sus intereses los de la institución que dicen representar. Si esto es así, y el Sr. Rajoy dice actuar movido por el Deber, entonces el actual Presidente del Gobierno no merece ocupar el puesto que ocupa y debería dimitir sin necesidad de esperar que se dicte una sentencia condenatoria sobre su persona. Es ya una cuestión de la propia dignidad institucional, de lo que pueda quedar sano de esta pervertida democracia española, exclusivamente formal, y vigilada estrechamente por unos partidos políticos que son de todo, menos transparentes.

Gabriel de la Mora

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Agenda

Sin eventos
  • Lo más leído
  • Comentarios

Acceso

Este sitio usa cifrado para trasmitir las contraseñas. ratmilwebsolutions.com