De gestos y ejemplos

Soy de los que piensan que tenemos que manifestarnos en la calle contra todos los atropellos a que nos someten, reclamar nuestros derechos, quejarnos de tanto agravio y desfachatez, molestar a los políticos que no cumplen con sus obligaciones ni sus promesas, señalar a los bancos que nos quitan el dinero y la casa, mostrar nuestro apoyo a quienes son reprimidos, violentados o incluso asesinados por la policía o los fascistas...

Pero también soy de los que piensan que si solo hacemos esto, estamos perdidos.

Para mucha gente dar el paso de salir a la calle a comprobar cuántos más piensan como ellos, es un acto de libertad y afirmación que sin duda debemos apreciar. Compelidos a vivir en la sombra del mundo privado, de la familia, del trabajo, de la papilla del telediario, o los amigos pautados a fines de semana y bares o centros comerciales, mediante jornadas de trabajo agotadoras, pizpiretas guías de consumo a colorines, u ordenanzas municipales que convierten el espacio público en una gymkhana, cuando no en un pim pam pum de multas y hostias policiales, por ello no es extraño que tanta gente engrose ese concepto gubernamental de la mayoría silenciosa.

Pero algunas personas dan el paso y salen a la calle a tomarla como suya, y estas llaman a las otras, y les dicen “no nos mires, únete”.

Y yo me pregunto, vale, salgo, aquí estoy, pero ¿unirme a qué?.

Pues si de quejarnos, reclamar, posar o gesticular nuestra indignación se trata, yo ya estoy cansado. Si salgo a la calle es para ver caras nuevas, siempre las busco estirando el cuello por encima de nuevas generaciones mejor alimentadas que me sacan una cabeza. Si salgo es para tocar nuevas manos con las que amasar nuevas realidades, rebuscar en nuevos corazones donde hallar claves, descubrir nuevos brillos en miradas de nuevas preguntas.

Y es que ya ha llegado el momento de pasar de las palabras a la acción, del gesto o de la performance catártica al ejemplo de vida, de la imaginación y proyectos a la realidad. Ha llegado el momento de usar nuestra energía vital en nuestra propia vida, nuestro propio proyecto, nuestra propia gente.

Si nos limitamos a reclamar, a pedir, a señalar a los responsables, seguimos ahondando en nuestra dependencia de ellos, seguimos colocándoles en la posición de mediadores para la solución de nuestros problemas, les hacemos los dueños de nuestras vidas, nos enajenamos en su representación, no salimos de su juego de parásitos a nuestra costa, les damos todo nuestro poder de personas libres y responsables frente a nuestros destinos.

Si de verdad queremos rebelarnos, desobedecer, resistir, y todas esas bellas palabras del imaginario reivindicativo, o lo ponemos en la realidad de los hechos, de las acciones, de los ejemplos, o será que nos cansemos de poesía al cabo del tiempo.

Necesitamos ya la acción directa y la autogestión, colectiva, horizontal, donde nadie es más que nadie, ni menos, donde nos cuidamos unos a otros, donde nos defendemos, construimos nuestra realidad y nuestro imaginario a golpe de esfuerzo, como siempre hemos hecho, sin mediadores, es nuestra vida, ellos son los que sobran, los que viven de nosotros, ellos nos necesitan, nosotros no les necesitamos, somos trabajadores que hemos construido el mundo en que vivimos, no nos asusta el trabajo, el pan ganado, a ellos sí, son sanguijuelas que tenemos que arrancarnos con las pinzas de la organización y la inteligencia y acción colectivas.

Con todo, me parece que o somos capaces de construir en la realidad eso por lo que luchamos, empezando por nosotros mismos dando ejemplo, juntándonos con nuestros iguales, acopiándonos de recursos para la resistencia y la desobediencia, para la defensa de nuestros logros, con la puerta siempre abierta a personas de buena fe, ampliando la frontera de nuestro mundo cada vez más allá ... o seguiremos perdidos en el mar del gesto, la brisa de bellas palabras y la conciencia calma.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Agenda

Sin eventos
  • Lo más leído
  • Comentarios

Acceso

Este sitio usa cifrado para trasmitir las contraseñas. ratmilwebsolutions.com